• Revista de comunicación política e institucional
Unidos de saúde fornecedores preferenciais drogaria.pt poços de logon on-line de fargo banco

El PSOE elige su futuro: primarias en clave murciana

Candidatos

El PSOE es una de las primeras instituciones en responder al terremoto político que supuso el 15M. La respuesta básicamente consistió en respaldar un candidato de carácter renovador, Pedro Sánchez, que tres años más tarde regresa al mismo punto. Esto es muestra de que el Partido Socialista no ha cerrado la crisis que le arreció de lleno en 2011, pues en cada elección ha visto mermados sus apoyos electorales, al igual que otros partidos del mismo cuño en el resto de Europa. Con este panorama, tras consumarse la abstención del PSOE hacia el PP, se inicia el proceso de primarias: Pedro Sánchez, que otrora se presentó como candidato con el apoyo interno de Susana Díaz, se encuentra disputándose con ella, y Patxi López, el liderazgo del PSOE. Eso sí, desde una posición diferente a las primarias de 2014: autoproclamado líder de la militancia, aspira a volver a la secretaría para devolver al PSOE a una posición agonista para con el PP con la fuerza y sostén que le proporcionan el relato que trae. El desenlace de las primarias determinará el futuro del PSOE como fuerza política respecto al sistema de partidos que sale del 26J. Es decir, de las dos opciones posibles (tras la recogida de avales Patxi López queda invalidado en la práctica como posible ganador, aunque no quiere decir que no pueda ser decisivo), una de ellas tendrá que hacer frente a la situación política presente y futura. Cómo lo haga dependerá de cuál de ellas resulte ganadora.

 

Pasemos entonces a intentar esclarecer las posibles variantes que cada una ofrece y con qué expectativas pueden afrontar cada una la recta final de las primarias. Después de la recogida de avales, el paisaje en el PSOE queda dividido en dos: Pedro Sánchez a 5000 avales de distancia de Susana Díaz. A priori podría parecer que Susana Díaz, con una gestora afín controlando los resortes del partido, sería capaz de obstaculizar la carrera de Sánchez hasta la secretaría general. La duda que surge entonces es: si Susana Díaz es juez y parte, y aún así Pedro Sánchez consigue quedarse a 5000 avales de ella siendo los avales nominativos, a la hora de emitir el voto de forma anónima, ¿cabe esperar un voto oculto hacia el ex-secretario general? Desde luego, si tras ser clarividente que el ex-lehendakari no dispone de posibilidades de alzarse con la victoria, queda esperar ver cómo orientarán los partidarios de López su voto útil hacia una u otra candidatura. El movimiento de Pedro Sánchez de intentar ―absorber‖ a Patxi López parece ir en ese sentido. Parece entonces que las posibilidades de las dos opciones posibles ganadoras se encuentran en un margen muy estrecho, mas una cosa parece predecible: si Pedro Sánchez quiere salir ganador será superando la suma de votos que logren Díaz y López. Aunque el concurso de primarias presenta un cariz de disputa orgánica interna y de posicionamiento respecto a las cuestiones cruciales que atañen al PSOE, y a la corriente socialdemócrata europea en general, no es menos cierto que detrás del efecto que tenga la elección en la correlación de fuerzas en el Congreso hay un matiz trascendental: la disputa en torno a la geografía de la representación. Hasta ahora, un buen resultado del PSC en las elecciones generales era condición necesaria para que el PSOE tuviera opciones de llegar a la Moncloa. Empero, está condición se ha visto dificultada en las últimas elecciones por la competición con Podemos en el clivaje centro-periferia en la zona del Norte-Mediterráneo –que comprende la periferia del norte, desde Galicia hasta Baleares y la Comunidad Valenciana—. A tenor de este dilema, la disyuntiva se plantea en los términos siguientes: dada la polarización en el clivaje territorial, los consensos en cuanto al Estado de las autonomías se han quebrado, y a consecuencia de ello, mantener una estrategia ganadora en esta materia en CC.AA. con sensibilidad nacionalista y en CC.AA. sin ella simultáneamente, se convierte en una tarea harto complicada si no se modifican las posiciones en torno a la cuestión. Es por ello que, como se aprecia en la recogida de avales, Susana Díaz genera mucha menor simpatía en las CC.AA. ―singulares‖, por lo tanto, su elección supondría, a priori, una decisión en esta disyuntiva que marcaría el futuro electoral del PSOE. Por otro lado, ante un eventual cambio de discurso para mejorar la disposición del partido en estas CC.AA. en caso de que saliera triunfante, no se puede descartar tampoco que le perjudicase en CC.AA. como Extremadura, Andalucía, Castilla La Mancha o incluso la Región de Murcia.

 

En el caso de la Región de Murcia, el Barómetro de Primavera I del CPAUM señala una tendencia clara entre aquellos que se identifican y son potenciales votantes del PSOE: Susana Díaz es la candidata menos preferida seguida de Patxi López, siendo Pedro Sánchez el preferido. No obstante, estos datos no suponen una traslación directa a los resultados de las primarias, principalmente porque los electores en este caso son los militantes. Y aunque seguramente son votantes, la vinculación orgánica configura unos incentivos e intereses –parcialmente— diferentes. En este sentido parece haberse movido la dirección del PSOE-RM, la cual, aun participando activos importantes en la ejecutiva federal nombrada por Pedro Sánchez, no ha tomado posición oficial respecto al apoyo a una u otra candidatura, aunque de manera informal se respalde a Patxi López. Este movimiento puede tener dos sentidos: uno compensar la tendencia favorable a Pedro Sánchez que indica el Barómetro y, por tanto, no posicionarse hacia ninguno de los flancos. De esta forma, a la misma vez que aguanta a potenciales electores que en un momento dado podrían inclinarse por un PSOE liderado por Susana Díaz, tampoco defrauda a aquellos afines por Pedro Sánchez. Asimismo, además de los simpatizantes del PSOE, conviene ampliar el marco de análisis al resto de la muestra que se inclina hacia otras opciones políticas. Esta perspectiva permite escudriñar la actitud que cabría esperar en este electorado de cara a implementar estrategias de captación en el futuro. La tendencia que revela el sondeo del CPAUM señala que Susana Díaz es la preferida dentro de los simpatizantes del PP y de Ciudadanos, mientras que en la parte izquierda del mapa político (simpatizantes de PSOE y Podemos) es donde menos apoyos recibe. El mismo rechazo que provoca Díaz se manifiesta en Pedro Sánchez pero a la inversa; es el candidato preferido de los simpatizantes de Podemos y PSOE, mientras que los afines a Ciudadanos y PP lo rechazan por igual. En el caso de Patxi López, la constatación empírica corrobora la impresión general de la opinión pública: probablemente al ser percibido como el menos polarizado de los tres no es un candidato con un nivel de preferencia tan concentrado como el que puede tener Susana Díaz o Pedro Sánchez, de ahí que la simpatía por él esté más fragmentada, pues tampoco genera especial simpatía en ningún espacio político. Finalmente, una visión global de la cuestión muestra una situación en la cual Susana Díaz aparece como la candidata preferida para los murcianos, seguida de Patxi López y Pedro Sánchez, aunque ambos se encuentran en niveles parecidos de preferencia.

En suma, la postura escogida por el PSOE-RM de cara a las primarias parece la más sensata, pues como acabamos de decir, una toma de posición firme en el proceso hubiera comprometido las opciones electorales futuras del PSOE en la Región de Murcia, ya que hubiese descartado a uno u otro bloque de electores. Además, si todo ello encaja con una postura que tampoco cause fricción con la gestora o con la futura dirección del partido, es más comprensible si cabe.

 

Alejandro Fernández Pons

Sergio Muñoz Ruiz

Estudiantes del Grado en Ciencia Política y Gestión Pública

Universidad de Murcia

Compartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone