• Revista de comunicación política e institucional

MUJERES EN LA CONSULTORÍA POLÍTICA

Por Diana Rubio (Doctora en Comunicación, consultora especializada en protocolo, eventos y comunicación política).

Resumen

Trabajar la visibilidad de la consultoría política realizada por mujeres es una ardua tarea que depende de todas las que ejercemos actualmente, llevando por bandera el trabajo de nuestras antecesoras y ayudando a crear un camino sin obstáculos a las que ya vienen.

Palabras clave: consultoría política; mujeres consultoras políticas.

Abstract

Making visible the political consultancy carried out by women, is a hard task that female political consultants should embrace to honor the predecessors and to clear the path for the next generations.

Keywords: political consultancy; female political consultants.

La consultoría política se ha convertido en una disciplina cada vez más extendida, lo que a su vez, supone en la misma línea la aparición de mayor intrusismo dentro de la profesión. Si a este hándicap le sumamos el género del consultor, una de las conclusiones que con la experiencia he podido obtener es el doble esfuerzo que las mujeres consultoras debemos realizar, aparte de sus tareas, para que sean reconocidas en positivo, dependiendo directamente éste de la persona o partido que la contrata, y de la personalidad del equipo de trabajo con el que se pueda encontrar.

Seguro que alguna compañera se encuentra identificada cuando hablo de falta de confianza, de caer en entredichos con un compañero por la falta de comunicación inclusiva e incluso con algún comentario sobre su físico o sus tacones en vez de hacerlo sobre su manera de trabajar, solo por comentar algunos casos que nos encontramos aún a día de hoy en el ámbito internacional.

Trabajar la visibilidad de la consultoría política realizada por mujeres es una ardua tarea que depende de todas las que ejercemos actualmente, llevando por bandera el trabajo de nuestras antecesoras y ayudando a crear un camino sin obstáculos a las que ya vienen, que por cierto, lo hacen pisando fuerte. Lo que está claro, es que debemos tener en cuenta una serie de pautas que ayudarán a ejecutar de manera más efectiva nuestro trabajo.

Dentro de la consultoría política, existen diversas materias sobre las que especializarse y a través de las cuales generar esa labor pública tan necesaria hacia la ciudadanía, grupo que nunca se debe perder de vista, y que en ocasiones se obvia u olvida en aras de otros aspectos en referencia al candidato. Bien es cierto que nuestra labor está en asesorar al candidato político, líder o institución, pero siempre pensando en el público objetivo que es la ciudadanía, para lo que se recomienda analizarla, estudiarla y también hablar con ella, debatir, preguntar y crear conclusiones juntos.

El conocimiento tanto del público como de las estrategias, los puntos a seguir y las posibles tácticas entre las que elegir, son elementos fundamentales para hablar de profesionales. De nada sirve ir dando pasos sin conocer el porqué o si es el más adecuado, esto solo se consigue con la formación acorde y con la experiencia. El trabajo de consultor político nunca se puede ejercer en solitario, será necesaria la creación de un equipo transversal, donde cada uno de sus miembros sea la base sobre la que se asiente el proyecto que se va a ejecutar. Aparte del necesario equilibrio, y el tener las tareas perfectamente separadas, existen una serie de factores que considero fundamentales: la confianza, el respeto, la lealtad, la empatía y la cercanía con el asesorado, lo que vienen a sumar un  feeling en positivo. Si no existe este feeling positivo, será muy complicado poder trabajar y hará que la armonía necesaria para ejercer esta profesión se vea dañada y no consigamos nuestros objetivos.

Si tuviera que dar un consejo sobre cómo actuar en la consultoría política, haría hincapié en que no se deben olvidar las 3 P: previsión, planificación y protocolo. Uno de los aspectos con los que un consultor debe trabajar es con una planificación extensa, detallada y sobre la que realizar reuniones, seguimientos y controles de manera exhaustiva, con el fin de ir analizando resultados y hacer las modificaciones pertinentes con tiempo suficiente de persuasión y de influir en la ciudadanía en positivo sea para conseguir su voto, mejorar la reputación de una institución o para apoyar una determinada política. Aunque se cuente con una planificación, existen momentos puntuales que aparecen de manera imprevista y a los que hay que dar una respuesta de manera rápida, algo que se consigue a través de la previsión, donde se pueden crear respuestas automáticas o plantillas de cómo actuar ante un supuesto determinado.

Por último, será el protocolo, el que marque las pautas a seguir tanto en la previsión como en la planificación y el que a través del diseño de un manual interno de procedimientos, en el caso de la comunicación, nos diga qué camino debemos seguir. Por tanto y a modo de conclusión, el conocimiento y el correcto uso de las 3 P serán factores que nos ayudarán a la hora de dar mayor visibilidad a nuestro trabajo y poder realizar una consultoría eficiente, correcta y profesional, basándose siempre en el conocimiento exhaustivo y en la experiencia.

Artículo originalmente publicado en el Nº36 de MPL.

 

Compartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone