• Revista de comunicación política e institucional

Formación política a candidatas electorales: la experiencia de la Organización de Estados Americanos (OEA)

Etiquetas: , , ,

Por Marta Martínez Gómez (consultora especialista en derechos políticos de las mujeres y democracia en la Comisión Interamericana de Mujeres de la OEA).

Resumen

En el marco de las iniciativas que la CIM impulsa conjuntamente con la Escuela de Gobierno de la OEA para empoderar a las mujeres, se ha puesto en marcha el Curso de Fortalecimiento de Habilidades para Candidatas Electorales. El objetivo es fortalecer las capacidades de las mujeres que participan en política, para que puedan enfrentar mejor la campaña electoral.

Palabras clave: candidatas; habilidades políticas; participación política femenina; campañas electorales

Abstract

CIM and OAS School of Governance have designed a training programme aimed to strengthen the abilities of female electoral candidates. Its objective is to strengthen the capacities of women participating in politics for them to run better electoral campaigns.

Keywords: female candidates; political skills; women political participation; electoral campaigns.

 

Frente a los múltiples factores de género que dificultan que las mujeres puedan acceder, permanecer y llegar a influir en política, el objetivo principal es la transformación del espacio público mediante políticas dirigidas a diluir las estructuras que sostienen la desigualdad. Estos procesos de transformación requieren largos periodos de tiempo para completarse, pues no se trata solamente de asegurar el acceso de las mujeres a la política sino de transformar las condiciones en las que se ejercen los derechos políticos para eliminar toda forma de discriminación y violencia por razón de género.

Históricamente, la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM) de la OEA ha tenido un papel fundamental en el fortalecimiento de los derechos políticos de las mujeres en el hemisferio. En el marco de las iniciativas que impulsa en la actualidad para empoderar a las mujeres, la CIM conjuntamente con la Escuela de Gobierno de la OEA, ha puesto en marcha el Curso de Fortalecimiento de Habilidades para Candidatas Electorales. El objetivo es fortalecer las capacidades de las mujeres que participan en política o que buscan incorporarse en este ámbito, particularmente de las mujeres pertenecientes a grupos tradicionalmente excluidos, para que puedan enfrentar mejor la campaña electoral, así como para entregarles herramientas que buscan fortalecer su respuesta a las distintas formas de discriminación que pueden enfrentan por el hecho de ser candidatas mujeres.

Los contenidos se han centrado en áreas como la comunicación política desde la perspectiva de género, la organización de campañas electorales, la seguridad digital, la violencia política por razón de género, entre otros. La primera edición se ha realizado en México en abril de 2018, y ha obtenido una valoración muy positiva de las 25 participantes (de un total de 11 países) que han realizado el Curso.

Las razones que llevaron a la CIM a impulsar esta iniciativa son diversas. Por un lado, las campañas electorales se han ido sofisticando enormemente y, del mismo modo que la/el deportista debe entrenarse para la competición, la preparación para enfrentar con mayores recursos el reto electoral es ya una necesidad de todo candidato y candidata. ¿Por qué una iniciativa dirigida únicamente a mujeres? La dinámica de expansión de los derechos político-electorales de las mujeres en América Latina, y particularmente del derecho a ser electa aunque con distintos resultados, ha alcanzado a prácticamente toda la región a través de la adopción de las denominadas leyes de cuota y de las leyes de paridad (Desde que en 1991 Argentina se convirtiera en el primer país del mundo en adoptar una ley de cuotas, los países de la región, con solo dos excepciones, Guatemala y Venezuela, han adoptado leyes de cuotas, y desde el año 2009 la tendencia ha sido la de adoptar leyes paritarias. Un total de seis países han adoptado leyes de paridad: Ecuador, Bolivia, Costa Rica, Nicaragua, México y Argentina). En particular, la paridad ha logrado proporciones de mujeres en los parlamentos que por primera vez han superado las metas del 40% y el 50% (Llanos et al., 2016). Igualmente, los informes de las misiones electorales de la OEA muestran que estas medidas han llevado a que un número inédito de mujeres candidatas estén concurriendo en los procesos electorales, lo que significa que una gran parte de ellas debutan en la contienda electoral. Sin embargo, este panorama positivo contrasta con la crítica constante a la falta de poder político real de las mujeres que llegan a estos cuerpos. Del mismo modo, la CIM ha sido testimonio en múltiples foros especializados, de las experiencias de estas mujeres y de las distintas formas de discriminación y violencia que todavía enfrentan por motivos de género durante las campañas electorales.

En América Latina, el reconocimiento de la discriminación de género en la competencia electoral se ha plasmado en la adopción de leyes en varios países que obligan a los partidos políticos a destinar un porcentaje del financiamiento público que reciben al fortalecimiento del liderazgo político de las mujeres al interior de los mismos. La CIM ha alertado que, a pesar de la importancia estratégica de esta política, se desconoce cómo están funcionando en la práctica.

Finalmente, algunas investigaciones ya han mostrado que las mujeres acceden en menor medida que los hombres a las redes de poder electoral. Es por ello, que hemos trabajado con la hipótesis de que el acceso a los servicios de consultoría política, en tanto puede considerarse una red de poder, alcanza solo a la élite política, y por esta razón podría pensarse que una mayoría de mujeres no acceden a este tipo de servicios, particularmente las mujeres que pertenecen a grupos tradicionalmente excluidos. En este contexto, la CIM identificó una importante y creciente demanda de mujeres que participan en política para recibir formación en las habilidades necesarias para enfrentar mejor una campaña electoral con enfoque de género y la OEA puso en marcha el Curso.

En este año está previsto implementar tres nuevas ediciones en Estados Miembros. A través del seguimiento a las participantes podremos ver si consideran que el Curso ha sido útil para fortalecer su candidatura electoral y si el enfoque de género les ha ayudado a navegar con mayor facilidad la campaña política.

 

Artículo originalmente publicado en el Nº36 de MPL.

Compartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone